Enrique Prieto Silva

General de División - Abogado - Profesor - Escritor

CARACAS - VENEZUELA

VOLVER  INICIO  EDITORIAL  ARTÍCULOS  OCIO   PONENCIAS Y TESIS   PUBLICACIONES  DOCUMENTOS GALERÍAS DE FOTOS   MIS VIDEOS  ENLACES

Viernes, 11 de Marzo de 2011

Reciba un cordial saludo en la oportunidad de su visita a mi portal personal

artículos políticos

EL NUEVO PENSAMIENTO MILITAR VENEZOLANO

Enrique Prieto Silva

Domingo 1 de julio de 2007

El comandante en jefe de la FAN, siguiendo la teoría del general Alberto Müller Rojas ha incluido en su jerga el concepto de “nuevo pensamiento militar”. Así lo siguen militarólogos civiles y militares, dando la impresión de lograr el entendimiento de una real teoría conceptual, pero en realidad, no es mas que otra imaginación de la subvertida política totalitaria disfrazada con el ropaje de “proceso revolucionario”, que quiere simular el lavado cerebral de los oficiales de la FAN con la idea de una autonomía política surgida del convencimiento nacionalista.

En realidad, es imposible que exista un pensamiento independiente del militar, que no sea su accionar en la ejecución material de actos específicos o colectivos para el desarrollo de operaciones militares preestablecidas de antemano por el factor político.

Es condición necesaria del accionar militar, el desempeño desprendido del deseo personal, que nunca estará marginado del deseo del jefe político, incluyendo hasta el sacrificio y la inmolación, si fuere necesario, para defender la patria y sus instituciones. Por esta razón, es irracional pensar que puede surgir un convencimiento razonado para actuar al margen de la orden.

Cuando el Presidente expresa “que el pensamiento militar fue casi desaparecido del mapa del siglo XX producto de la situación política, producto del hecho vergonzoso de una oligarquía que terminó entregando la patria al imperio norteamericano, y ese imperio metió aquí sus garras para dividirnos, para desvirtuarlo todo y debilitarnos, y pulverizar nuestro propio pensamiento autóctono”. No es mas que una perorata vacía y sin sentido.

Cualquier estudioso y analista sabe que no puede haber un pensamiento militar, salvo el entendido de involucrar al mando militar en el pensamiento político, que es lo que realmente quiere expresar cuando dice “que la Fuerza Armada es parte de un proyecto político, que no se puede separar el pensamiento militar del pensamiento político”. Es decir, confunde la defensa del Estado, con su desviación a la defensa pretoriana, con la conchupancia del mando institucional.

El invento de Müller ha creado un galimático desorden mental en Chávez, dada su débil formación. Desorden que ha penetrado en el colectivo, alimentado por el intelectualismo empírico, malentendiendo pensamiento, que es ideológico, con doctrina, que es una tendencia disciplinaria. Pocos han percibido, que en lo militar es la tendencia disciplinaria la que rige la base de su existencia y que el militar (hombre) es un ser pensante que tiene que adaptarse y regirse por la orientación política que es la que rige en toda organización o ente político como lo es el Estado. El pensamiento del militar, que no el militar, no llega mas allá del raciocinio para entender y enfrentar con su capacitación, la misión que se asigne a su unidad militar, que será parte de la misión del conjunto. En todo caso, cuando se trata de actuar al margen de la Constitución, como es el caso actual, el militar en cualquier grado, cargo o jerarquía debe acogerse al enunciado constitucional que le obliga a no cumplir órdenes arbitrarias o abusivas, so pena de hacerse responsable por sus actos. Y aunque muchos constitucionalistas lo enfocan de otra manera, es, en sentido estricto una “desobediencia debida”. Esto tira por la borda que pueda entenderse el “lavado cerebral” con un adoctrinamiento calificado de “pensamiento”.

Volver a la página anterior

VOLVER  INICIO  EDITORIAL  ARTÍCULOS  OCIO   PONENCIAS Y TESIS   PUBLICACIONES  DOCUMENTOS GALERÍAS DE FOTOS   MIS VIDEOS  ENLACES

Copyright © 2005 [ipf-Prieto Figueroa & Asociados]. Reservados todos los derechos.